Retiro de las Comunidades CPCR

29/08/2012 - 18:45

Los Cooperadores y Cooperatrices Parroquiales de la Región, se han reunido en la Casa San José, del 20 al 28 de agosto 2012 para hacer sus Ejercicios Espirituales.

El P.Francisco Javier Sanuy cpcr que reside en la Comunidad de Cooperadores Parroquiales de Kinshasa (República Democrática del Congo) fue el que guió esta Tanda de 8 días.

Durante las orientaciones para la oración, el P.Francisco Javier relacionó los temas de los Ejercicios con el voto de castidad consagrada, lo cual ayudó mucho a los Padres, Hermanos y Hermanas cpcr participantes pues les ayudó a renovar la entrega al Señor Jesús profundizando el amor a Él con todo el corazón, con toda el alma y con todas las capacidades y fuerzas.

A continuación presentamos testimonios de hermanos y hermanas que han vivido este Encuentro íntimo con el Señor:

Hno. Pascual cpcr: Este es el testimonio de un hermano "anciano" de 83 años y 53 de vida religiosa, lo que supone muchos Retiros hechos, todos según el método ignaciano. A pesar de tantas repeticiones, éstos los viví como nuevos, inéditos. Otra vez percibí la "oferta" de Dios en Cristo Jesús como una seducción del Amor infinito a mi libertad: "Este don de Dios es tuyo si quieres bien aceptarlo". ¿Seré yo un verdadero caballero y seguir dejándome seducir por Cristo Rey como lo fui en mi primer retiro de conversión? Mi Madre, la Virgen, me incita a ello con su "Haz todo como Él te diga". Así que será para mi como un nuevo empezar, según este "Hago nueva todas las cosas"... Muchas gracias, P.Javier, por tu palabra concisa, llena de fe en la Palabra y en los E.E. Ignaciano, recordándonos el entusiasmo de nuestro P.Fundador que nos decía: "¡Que nada ni nadie nos haga decaer en nuestro aprecio por este modo de evangelizar al hombre adulto, para la renovación de las Parroquias!". También un gracias muy grande a todas las personas que nos atendieron regiamente desde la cocina y nos hospedaron en una Casa donde abundan los detalles que manifiestan su amor y nos hacen sentir tan a gusto aquí.¡Bendito y alabado sea Dios en todas sus obras!

Hna. Ma.Claudia cpcr: Estos días de Ejercicios me inundaron de gracia y alegría. Aquí en la Casa San José hace 50 años me despedía de mis padres y hermanos para consagrarme a Jesús en la Congregaciòn de las Cooperatrices Parroquiales de Cristo Rey. Por mi memoria y mi corazón fueron pasando los Padres y las Hermanas, mis primeros formadores. Me sentí muy unida a ellos, más que nada en las Eucaristias que celebramos en estos días. Siento una gratitud inmensa al Señor por este Don que me regaló y hacia cada uno de los miembros de nuestras dos Congregaciones que me ayudaron y sostuvieron durante estos años. ¡Gracias! En el silencio y la oración renové mi entrega al sentir una vez más la declaración de amor de Jesús a la que digo un SÏ grande y generoso junto a María: "Que se haga en mí, según tu Palabra".

Hno. Javier cpcr: Al concluir nuestro Retiro anual junto a los Cooperadores y Cooperatrices Parroquiales de Cristo Rey, venidos de Argentina y Uruguay, digo que fueron 8 días de compartir juntos esta experiencia de Dios en el silencio. Este Retiro fue Bueno para mí. El señor me fue mostrando como tengo que vivir mejor mi vida consagrada, retocar puntos para una mayor entrega. El va mostrando a uno su Vida y su Camino. Es difícil saber aceptar cuanto el Señor te pide algo más para Él, es difícil pero no imposible, con su ayuda se puede. Recen mucho por la gran familia CPCR. Que mejor terminar nuestro Retiro en la memoria de la conversión de San Agustín, en que en la Eucaristía final estuvo el Obispo de Salto, Mons Pablo Galiberti. "La mies es mucho, los obreros pocos, recen al Dueño para que envíe más obreros". Gracias.

P.Cristian cpcr: Mi primer Retiro de 5 días, con los Cooperadores, siendo laico, remonta a abril de 1959, un año antes de entrar en la Congregación. Los Ejercicios de San Ignacio no pasan de moda y son siempre "nuevos". Recuerdo siempre lo que dijo el Papa Pablo VI, al final casi de su vida y al terminar su Retiro anual en el Vaticano: "Descubrí todo un mundo nuevo". Uno no se cansa nunca de contemplar el rostro de Jesús, como lo escribía el Beato Juan Pablo II, al iniciar el Tercer Milenio. ¡Gracias, Señor!

Hna. Beatriz María cpcr: Después de unos cuantos años que Dios me eligió y me llamó a seguirle en esta Obra de los Ejercicios Espirituales, hoy puedo decir: El Señor me sorprende con un amor siempre nuevo". Diría que lo que me ha caracterizado estos días ha sido una fuerte presencia del Señor en mi, he experimentado en mí su Amor misericordioso y a Jesús resucitado. Esta vivencia me anima a seguir trabajando para ayudar a los hermanos amándolos como Cristo los ama.

Hno. Pepe cpcr: Llegué a estos Ejercicios sin ningún plan personal ni problema grave que resolver, solamente esforzándome por estar abierto a lo que el Señor me mostrara como camino que recorrer en adelante. Con casi cuarenta y nueve años de Vida Consagrada, podría perecer que ya no queda nada por corregir o por cambiar, sin embargo tuve la impresión de haber descubierto un mundo nuevo. Cristo es siempre novedad de vida, y con la experiencia de los largos años de vivir en “su casa” llegué a centrar todos mis Ejercicios en la Persona de Jesús como Camino, Verdad y Vida y esto me llevó a ver todas la cosas como nuevas en el gozo y la paz profunda del corazón.

Hna.Ma.Magadalena cpcr: Estando en mi comunidad de Rosario (Argentina), una tarde oí una voz que me decía: "Levántate, deja todo y ven". Comprendí que era la voz de mi Señor Jesús que me invitaba a seguirle. ¿A dónde quieres llevarme?, le pregunté. "Tu sígueme y ya verás", me respondió. Y continuó: "Mira que el invierno va terminando, las higueras echan sus brotes y las viñas reverdecen y exalan su olor, pero la tuya María Magadalena..." ¿La mía Jesús? le pregunté. "Sí, la tuya, hay que podarla para que dé buenos frutos y que lleguen a madurar, y hay que cazar los "zorros" que has dejado entrar". ¿Zorros? pregunté. "Sí, tu viejas pasiones, zorros viejos que levantan cabeza, pero no escaparán". Levantamos una cerca y se cerró la puerta... Comenzó el Retiro y con ello la poda y la caza. Las tijeras y trampas de la Palabra evangélica, que cortan y atrapan, pero no hieren, las manejó este año el P.Francisco Javier que reside en el Congo. Él no se llevó la gloria, porque fue Jesús el "ingeniero" que podó y atrapó los zorros; como siempre con la maestría de su Bondad, de su Misericordia y de su Amor, encandilando nuestros corazones de hijos del Padre Celestial, para amar más y mejor a nuestros hermanos. Querido lector, si querés gustar de los frutos de la viña, animáte y participá de un Retiro Espiritual.

 Hna.Ma.Olga cpcr: A estos Ejercicios Espirituales, llegué con muchos deseos de estar con el Señor. Me encontré con que el Señor tenía una fuente abundante de gracias para regalarme. Fuí por María a Jesús y los dos me fueron introduciendo hasta vivir esa experiencia del abrazo amoroso y lleno de Misericordia de Dios Padre; de aquel que nos sacia de esa sed interior de felicidad que tenemos todos. Sentí esa plenitud infinita de Dios que nos llena de alegría y felicidad en Él. Al experimentar esa cercanía de Dios me enseña a estar abierta a mis hermanos/as. jesús nos abre a ese amor universal, amar a todos. En los Ejercicios Espirituales siempre encontramos algo para corregirnos e ir asemenjándonos más a Jesús en su amor y donación a los demás. Con mis años de vida religiosa les puedo decir que lo más hermoso es amar y servir a los demás. Termino haciéndome eco de las palabras del Evangelio de San Juan 3,1: "Mira que amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, y ¡lo somos!